Molestias de estómago: ¿Acidez por falta de ácido?

Ardor de estómagoSon muchos los casos de gente que nos escribe explicándonos como han mejorado sus digestiones desde que siguen la nutrición evolutiva. Aún así, existen algunas personas que se encuentran en un momento donde el mero hecho de cambiar sus hábitos no les es suficiente y siguen sufriendo molestias digestivas tales como eructos y gases, digestiones pesadas, sensación de hinchazón o acidez y reflujo.

Una de las causas de que esto ocurra es que el estómago haya perdido la capacidad de producir ácido clorhídrico.

Funciones del ácido clorhídrico

Se necesitan niveles adecuados de ácido en el estómago para absorber adecuadamente muchos nutrientes, incluyendo minerales (hierro, cobre, zinc y calcio) , vitamina B12 , ácido fólico y proteínas.
El ácido del estómago es también una parte crucial del sistema inmunológico. La barrera ácida que genera mata bacterias y otros parásitos que entran en cuerpo . También evita que las bacterias de los intestinos migren y colonicen el estómago.

La disminución en la producción de ácido o hipocloridia es un problema que aunque se suele pasar por alto, está relacionado con diversas enfermedades como el cáncer de estómago , el asma, los problemas tiroideos y la artritis reumatoide.

Cómo identificar una Hipocloridia

1. No encontrarse bien tras ingerir proteínas.

Como hemos visto, el ácido clorhídrico es esencial para digerir las proteínas que ingerimos.

2. Sensación de reflujo ácido después de comer

Aunque parezca paradójico, 2 de cada 3 personas que sufren de reflujo tienen hipocloridia.

Lo que ocurre es que como la mayoría de válvulas del aparato digestivo, el cardias (compuerta que regula la comunicación entre el esófago y el estómago) se abre o se cierra por diferencia de PH. Al disminuir la acidez del estómago, los PH se igualan y la válvula queda entreabierta. A su vez, una acidez estomacal insuficiente conduce a una serie de condiciones que fomentan el aumento de la presión intraabdominal (PIA) cuando la PIA aumenta empuja contra el cardias que tiende a abrirse aún más lo que conlleva que una cantidad, a veces microscópica, de ácido toque el interior del esófago produciendo grandes cantidades de dolor y ardor pues el esófago no está protegido como el estómago para niveles altos de acidez.

3. Eructos, gases o hinchazón después de comer

Los eructos y los gases se producen por la fermentación generada por las bacterias de lo que ingerimos. Si los niveles de ácido son lo suficientemente bajos y ciertas bacterias consiguen sobrevivir en el estómago, sufrimos eructos después de comer. A veces , incluso varias horas después de comer eructamos con sabor a algún alimento lo que es un fuerte indicador de que la comida esta todavía en el estómago cuando debería encontrarse ya en el intestino delgado .

La distensión y los gases después de una comida podría explicarse por varios motivos. Una de ellos es el sobrecrecimiento bacteriano en el estómago o el intestino delgado superior. Al disminuir el nivel de acidez, perdemos el mecanismo de protección básico de regulación del crecimiento bacteriano en estas regiones por lo que las bacterias, desaparecido el freno crecen sin control. A su vez, mermados nuestros jugos gástricos el tiempo de exposición de los alimentos a estas bacterias es menor, por lo que la fermentación aumenta.

Algunas recomendaciones

Come con hambre y deja espacio a tu aparato digestivo para que se recupere de las comidas

Consume máximo 3 comidas al día y no piques entre horas.

Evita tomar líquidos con las comidas

Es preferible dejar de tomar líquidos 30 minutos antes de comer y esperar hasta 1 hora después de haber comido para tomarlos de nuevo, así no diluyes tus jugos gástricos. Esto facilita mucho la digestión.

Disminuye el consumo de azúcar y otros carbohidratos

El consumo de muchos carbohidratos eleva demasiado el pH estomacal.

Consume alimentos que estimulan la producción de jugos gástricos

Los principales son:

  1. El zumo de limón.
  2. El apio.
  3. Las hojas verdes en general.
  4. El jengibre.
  5. La infusión de boldo.

Por último una ayuda para acelerar la mejora: EL CLORHIDRATO DE BETAÍNA

El consumo de un producto con clorhidrato de Betaína (HCL de Betaína) para ayudar al estómago en la rehabilitación de su pH óptimo facilita y acelera mucho el proceso de mejoría. Las dosis utilizadas de clorhidrato de Betaína pueden variar entre 300 mg y 1000 mg (o de acuerdo a las recomendaciones de su médico), tomadas tres veces al día con las comidas. El consumo a largo plazo de un producto con HCL de Betaína es seguro.

Es preferible utilizar cápsulas pequeñas de aproximadamente 300 mg de clorhidrato de Betaína para poder dosificar con más exactitud, pero existen cápsulas que pueden tener mayor gramaje.

Por lo general, un buen producto de HCL de Betaína viene con pequeñas dosis de zinc y pepsina, lo que apoya el estómago en su producción propia de ácido clorhídrico y ayuda a la digestión de proteínas, mientras se rehabilitan todas las funciones estomacales.

La dosificación que proponemos es por lo general es sencilla y segura, pero
 si quieres descubrir tu dosis personal óptima para maximizar tus resultados, consulta un médico experto en el uso de HCl de betaína.

Concluyendo

Un estómago sano tiene un pH entre 1 y 2. Cuando se eleva empiezan a aparecer unas serie de situaciones que afectan de forma negativa a nuestra salud.
Los síntomas de discomfort digestivo descritos pueden ser una señal de estar padeciendo hipocloridia predisponiéndonos a procesos de malabsorción y diversas enfermedades.
Esperamos que os haya gustado el artículo y que esto sirva para poner un poco en su sitio la importancia de la acidez en el estómago en esta época de Almax y omeprazoles.

Néstor Sánchez

Néstor Sánchez Férez

Amante de la fisiología humana, el entrenamiento y más, Néstor, co-fundó Mammoth Hunters después de ayudar a Oriol mejorar su rendimiento deportivo y salud. Es un nutricionista clínico, entrenador y terapeuta. Además de Mammoth Hunters Néstor tiene una clínica donde ayuda a centenares de personas a estar más sanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. En YouTube hay mucho para aprender este señor explica mucho las causas y curas de diferentes enfermedades busquen; Metabolismo tv: acidez estomacal la causa y la cura

  2. me parecio muy bueno el articulo, pero tengo algunas dudas, no se si me podria ayudar con esto, hace ya medio ano que sufro de reflujo gastroesofagico y con inhibidores de la bomba de protones y procindigest que favorece a la digestion no siento mejoria, a parte me diagnosticaron posible celiaquia y aun asi sigo con sintomas de reflujo, acidez, dolo en la boca del estomago, hinchazon, eructos, etc… quisiera sabes como puedo estar segura si los tratamientos naturales para generar acido clorhidrico son exactamente los que necesito, hace medio ano que sigo con los sintomas y me siento desesperada :(… por favor si podria ayudarme

  3. Muy acertado el artículo, mucgas gracias por compartio,me siento reflejada. Hace más de 15 años lo solucioné tomando banderillas en vinagre antes de comer proteínas, después de varios días empecé a digerir mejor, volveré a intentarlo junto con betaina, espero mejorar.
    Ojo no tomar ácido antes de un hidrato de carbono.
    Suerte a tod@s! !!!

  4. Buenas tardes…yo tengo todo eso …gastritis y hernia con rge y el tratamiento es Omeprazol de por vida…..como se si es correcto….igual es por defecto de jugo gástrico! Pm

  5. Cordial saludo Néstor y demás participantes.
    Gracias por compartir esta valiosa información, con el ánimo de aportar un testimonio real y detallado, que brinde elemento de juicio y análisis, quiero compartirles mi caso.
    En marzo del 2012, padecía los síntomas propios de gastritis y reflujo gastroesofágico (ERGE). Medicina general (Convencional) me brindó un tratamiento que consistía en Ranitidina y Sucralfato. No obstante, fracasó (al cabo de 1 mes). El segundo tratamiento, consistió en cambiar la Ranitidina por el Omeprazol de 20 mg, tomado cada 12 horas una tableta, junto a Sucralfato (Alsucral). Este tratamiento fue por dos meses y también fracasó.
    Lo anterior me llevó a cambiar de profesional médico. Con este profesional lo primero fue realizar el diagnóstico a través de una endoscopia gástrica superior, además de la observación clínica. Este examen dio como resultados: “Sin hernia Hiatal, Esfinter Esofágico Inferior con buen funcionamiento (EEI). No esofagitis. Gastritis crónica folicular severa con actividad aguda moderada. Formación de folículos linfoides. No hay atrofia. No hay metaplasia. Helico Bacter Pylori positivo…”.
    Para este diagnóstico se empleó la combinación de 2 antibióticos durante 14 días, más un antiácido (esomeprazol). Este último por un mes inicialmente y luego por el mes siguiente. En este último mes se acompañó de sucralfato. Además de tomar medidas de fondo en los hábitos alimenticios, eliminar el café, el chocolate, las bebidas gaseosos y azucaradas (excepto los tipo néctar), así como los alimentos muy salados o condimentados y las carnes rojas o alimentos procesados, como picantes, grasas y cítricos, mecatos, bollerías, dulces, licor y cigarrillo (Nunca he sido fumador, como tampoco alcohólico; pero sí consumía un par de cervezas o una copa de vino de vez en cuando), tampoco consumir alimentos calentados en el microondas, etc. Especialmente las bebidas y alimentos que se supone generan acidez o relajan el EEI, los dejé por un año (café, licor, etc). Subir la cabecera de la cama con libros o tacos de madera a una altura que fluctuaba entre los 8 y 13 cms, para evitar que mecánicamente el jugo gástrico refluyera y me afectara el esófago. Bajar de peso, porque tenía sobrepeso (pasar de 79 kilos a 72 Kilos y quedar en el rango normal-alto- de mi índice de Masa Corporal). Retomar el ejercicio y calmar problemas psicológicos como ansiedad y estrés laboral. Este tratamiento fue un éxito completo. Al cabo del tiempo fui reincorporando nuevamente los alimentos, incluso el café y eventualmente las bebidas.
    No obstante el resultado favorable, luego de casi 4 años, desde diciembre de 2016, nuevamente la gastritis y ERGE aparecieron. Eso sí, de forma inesperada. La nueva sintomatología me tomó por sorpresa, me fui a urgencias con un dolor de pecho insoportable, como punzadas en la zona central izquierda del esternón. Parecidas a punzadas en el corazón. A través de un electrocardiograma y con la prueba de troponina, se descartó infarto del miocardio o angina de pecho y me enviaron analgésicos y calmantes.
    Esa misma semana fui a cita con el médico de base, porque me seguía dando las punzadas y estas me generaban mucho temor, presión y ansiedad psicológica, que hacía me diera taquicardia y mucho temor frente a una patología cardiaca de fondo. Debo aclarar que no sentía ninguna molestia gástrica aparente, de forma esporádica, el sensación normal que se experimenta cuando tienes hambre, pero no un dolor caracterizable como los que previamente había sentido de gastritis.
    En esta ocasión, el médico -quien conocía bien mi historia médica-, diagnóstico otra gastritis y ERGE. Eso sí, como elemento nuevo fue el relativo a la incompetencia del cardias o EEI, puesto que aunque no tengo hernia hiatal, el EEI no cerraba bien, quedando un pequeño orificio, por el cual se podía escapar más fácilmente el jugo gástrico hacia el esófago y producirme ese insoportable ardor en lo que llaman “la boca del estómago” y en ocasiones subiendo nuevamente al esófago, paralelo a la ubicación del corazón.
    El tratamiento de partida consistió en Omeprazol cada 12 horas durante 20 días (20 días) y sucralfato 3 tabletas diarias, durante 2 meses. De la mano de esta medicación, solicitó una Endoscopia, pero debido a los trámites del sistema de salud, entre esta y los resultados, se fueron casi los dos meses. Junto a los demás cambios alimenticios, de estilo de vida, etc. Hice el tratamiento de manera juiciosa y no funcionó.
    El diagnóstico de esta segunda endoscopia mostró: gastritis antral crónica, sin metaplasia, ni preencia H. Pylori en biopsia. Para ésta me recetó Esomeprazol 40 mg, 1 al día y mantener el mismo rigor y disciplina alimentaria y en los hábitos de vida. Esto no funcionó. En el mes siguiente me envío (de nuevo) Esomeprazol y Metoclopramida (4 tomas al día, una antes de cada comida y una al dormir) durante 14 días. Este nuevo medicamento porque -además del ardor de la gastritis, ahora sentía pesadez estomacal, llenura constante, gases y eructos frecuentes, los cuales se agudizaban después del almuerzo y la cena. En especial, al recortarme en la cama o en cualquier silla, pero muy fuerte para dormir (y eso que siempre esperé mínimo 3 horas para dormir, después de cenar, y cenaba muy poco). Es decir, los síntomas mostraron una digestión más lenta y en especial el vaciamiento gástrico.
    En resumen, esto afectó de manera considerable mi digestión, al punto de que alimentos que antes me caían bien, ya no y en otros casos unos días me caían bien y otros no. Esta tampoco funcionó adecuadamente, como tampoco el esomeprazol que lo consumí otro mes más, bajo medicación. Al terminar este último tratamiento, opté por probar métodos naturales.
    Métodos naturales probé muchos, desde los que dan alivios momentáneos, como los que se hacen por 15 días, uno y dos meses. Papa rayada, sola, con zanahoria, zanahoria con apio, papaya, limón, mezclas de manzana, sábila, sábila con panela y limón, repollo (col), entre otros más. Estos en su mayoría, (excepto la papa) me ayudaron y me daban alivio; sin embargo, por momentos, por días, pero nunca una semana completa en la que no hubiese sentido malestares, así fueran mínimos.
    En resumen, luego de 9 meses (en esta segunda ocasión) en los que he probado 3 tratamientos farmacológicos y varios alternativos o naturales, no veo una mejoría de fondo, solo temporal, la cual cede al interrumpir los tratamietnos o luego de unos días. Sumado a ello, he mantenido un régimen de observación, cuidado y puesta en práctica riguroso de una alimentación blanda, con abstención de todos los alimentos y bebidas que normalmente contraindican (cero licor, comidas ácidas, cítricas, eliminar el azúcar; entre otros). Adicionalmente, he mantenido la inclinación de la cama con tacos entre 10 y 13 cm. Practicar y aprender a meditar y manejar el estrés y la ansiedad, etc. Esto ayuda mucho, sin embargo, el ardor o quemazón que produce al acidez se localiza en la zona denominada “la boca del estómago” y en tramo de unión entre el estómago y el esófago, posando sobre el primer segmento del esófago y produciendo ardores que ascienden hasta la ubicación paralela al corazón. De ahí que suelan confundirse con problemas cardíacos. En fin, al analizar todo lo descrito y no ver una mejoría de fondo y poca información para recuperar la tonicidad o funcionalidad del EEI, decidí probar con los ejercicios diafragmáticos para intentar darle apoyo en la parte muscular o mecánica al EEI y contribuir al vaciamiento gástrico.
    Actualmente siento que el dolor de gastritis ha disminuido, pero mantengo la sensación de distensión abdominal. En las noches es difícil dormir, porque se siente la sensación de llenura, pesadez, eructos, es como si el estómago no digiriera bien. Esta situación aumenta los días que -de forma esporádica- tomo algún inhibidor de bombas de protones.
    Lo que me hace pensar que este tipo de antiácidos afectan (a mediano y largo plazo) la producción de ácido clorhídrico y con ésta, el hecho de asimilar los alimentos en el estómago, la falta de encimas y la dificultad para regenerar la mucosa gástrica y quizás, la funcionalidad del EEI. Porque es como la dificultad para digerir y por consiguiente, lo que eso conlleva a los demás componentes del tracto digestivo. Por esto último, me encontré con su portal y me parecen sensatas las recomendaciones que brinda. Creo que es tendiente a recuperar realmente la funcionalidad gástrica y no a paliar los síntomas a través de la supresión de la acidez, porque la fisiología del estómago es ácida por naturaleza, no alcalina. (¿hipoclorhídria?).
    Muchas gracias por compartir la información y quedo atento a sus indicaciones y sugerencias.
    Saludos desde Medellín, Colombia.

    1. Buenas Tardes!
      Hace mucho tiempo varios doctores a los que fui acudiendo, me diagnosticaron distintas cosas, desde gastritis hasta celiaquía, y solo dejando de consumir gluten mejoré bastante con mi distensión abdominal y dolores.. Pero aún seguía con mucha distensión y pesadez estomacal..
      Hace unos días un dr oriental fué el que me diagnosticó gastritis de mala absorción debido a falta de ácido estomacal, fue el primero desde hace años que creo que me dió la respuesta correcta, y empezaré a seguir tratamiento con este, con muchas esperanzas de mejorar y curarme..
      Saludos desde Paraguay, Rosa!

    2. jose como te sientes, lograste recuperarte? a pasado un año desde tu publicacion y queria saber si t recuperaste, tengo exactamente los mismos síntomas, y mis médicos no dan con mi problema y aqui en Bolivia la medicina es muy cara, por favor, te agradeceria de corazón si me podrias brindar esa informacion y con tu experiencia recomendarme algo… muchas gracias

    3. Hola José, con respecto al reflujo y la válvula, ahí está implicado el chakra corazón, al igual, quizás algun tema emocional. Equilibrar la energia de este chakra es un paso importante tambien. Es otro dato. Un saludo.

  6. Hola Néstor, quisiera hacerte varias preguntas sobre este tema que me afecta muchísimo y agradecería tu consejo.
    ¿Es posible que la mucosa estomacal resulte dañada tras muchos años tomando IBP? si es el caso, ¿es reversible? ¿que medidas habría que tomar al respecto? ¿es peligroso dejar la medicación? (aunque ya hace tiempo que lo he hecho…)
    ¿Podrían estar relacionados el reflujo y los gases con el consumo de fodmaps, o es la mala digestión por falta de ácido lo que provoca las fermentaciones excesivas?
    Y otra cuestión, el reflujo, aunque sea por hipocloridia -tomando medicación-, ¿podría llegar a dañar la laringe y el nervio olfativo? ¿incluso sentirse en los oídos al tumbarse?
    Muchas gracias.

    1. No es necesario pero síq ue existe la posibilidad. El HCl es un estimulador de la regeneración de la mucosa. Sí que es reversible por supuesto. Muchas veces se combina una mala digestión por hipocloridia con un sobrecrecimiento bacteriano y una fermentación excesiva con los fodmaps.
      Sí el reflujo en algunos casos puede dañar las regiones que comentas. Espero que hayas mejorado con el abandono de los IBP

  7. me pareció muy interesante e ilustrativo,en razón a que me aclaró ciertos conceptos que tenía herrados al respecto. MuchisÍmas gracias por ello.

    1. Creo que después de tantos años de padecimiento estomacal y tantos tratamientos puestos por especialistas digestivos aquí ne sabido realmente lo que tengo y todo esto lo he buscado aquí porque comi carne condimentada con pimienta blanca y no me sentó mal lo cual fue una gran sorpresa para mi, tanto como.para investigar el por qué? Muy interesante toda la explicación.MUCHAS GRACIAS