Mal aliento: causas y tratamiento

Para hablar de mal aliento, pongámonos en situación: vas a una primera cita, llevas semanas preparándolo, todo está perfecto, ¿todo?

Parece que tu pareja, que a lo largo de la noche ha ido acomodándose en tu espacio íntimo sutilmente se está apartando de ti.  Con disimulo hueles tu propio aire espirado y ves que sí, que olvidaste (una vez más) preguntar si la comida tenía ajo o cebolla y el maldito mal aliento ha vuelto.

El mal aliento o halitosis es un signo clínico de poca gravedad pero muy molesto y es causado normalmente por la liberación de gases producto de la fermentación de bacterias. Si te has sentido identificado que sepas que ni estás solo ni es algo nuevo: La halitosis afecta al 25% de la población y ya se habla de ella en el Talmud judío, así como en escritos de la grecia clásica e incluso en el libro del Génesis (estudio).

Si bien existen muchos tipos e intensidad de lo que se considera mal aliento o halitosis, podemos indicar también que cerca del 90% de los casos de mal aliento son causados por las millones de bacterias que viven en la cavidad bucal y que al fermentar los alimentos pueden producir compuestos sulfurados que no tienen el mejor de los olores (para que te hagas una idea el huevo podrido libera compuestos sulfurados).

Hoy te enseñaremos cuales son las principales causas y a darte algunos consejos para erradicarlo.

Principales causas del mal aliento

La placa dental

A medida que vamos conociendo más sobre los microorganismos que conviven con nosotros, encontramos que la boca es uno de los lugares del cuerpo con mayor cantidad y variabilidad de microbios. Si nos fijamos en esta gráfica la boca solo es superada en número de bacterias por el intestino.

bad breath mal aliento
This figure shows the distribution by body site of bacteria that have been sequenced under the HMP or are in the sequencing pipelines.

En cuanto al mal olor,  la placa dental está relacionada  con la putrefacción bacteriana de un cóctel que incluye restos de comida, sangre, células y saliva. Se han realizado muchos estudios para identificar exactamente qué bacteria es la que produce el mal olor pero no se le ha podido asignar con exactitud la responsabilidad a ninguna. Como en la mayoría de procesos que tienen que ver con la flora, en general es una cuestión de equilibrio y en situaciones normales, los diferentes microorganismos se autorregulan entre ellos. Cuando este equilibrio se pierde, la placa dental puede llegar a producir suficientes compuestos sulfúricos, diaminas o ácidos grasos de cadenas cortas que generen esta sintomatología.

Habitualmente, estas bacterias se encuentran localizadas en los recesos gingivales y periodontales, pero también puede suceder que el mal olor se origine en el dorso de la parte posterior de la lengua lo que hace difícil erradicar el mal aliento incluso con una buena higiene bucal, sobre todo teniendo en cuenta que la amplia superficie de la lengua permite acumular alimentos y restos de saliva que alienta la propagación de bacterias.

Alimentos

Diferentes tipos de alimentos se han relacionado con el mal aliento:

Cebolla y ajo: Son ricos en compuestos azufrados que tanto en la boca como, más tarde, al ser absorbidos y eliminados por gases pulmonares pueden producir este aliento tan característico que espanta a vampiros y vampiras…

Productos lácteos: Varias bacterias que habitan en la boca pueden fermentar aminoácidos presentes en los productos lácteos generando residuos de nombres tan sugerentes como cadaverina o putrescina.

Pescado en conserva: En general nadie suele confundir el olor a pescado podrido con el de, por ejemplo, las margaritas. Durante el tiempo de conserva el pescado continúa degradándose y produciendo aminas biógenas que se asocian a ciertos tipos de mal aliento.

Carbohidratos de rápida fermentación (FODMAP’s): FODMAPS es un acrónimo que se refiere a Oligosacáridos Fermentables, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles. Éstos son un tipo de moléculas de azúcar que con facilidad son fermentadas por las bacterias naturalmente presentes en la boca y  el intestino, favorecido el desarrollo de gases, hinchazón abdominal o alteraciones del tránsito intestinal (diarrea o estreñimiento) y por supuesto mal aliento. A parte de evitar el mal aliento, la reducción de los alimentos ricos en FODMAPS ha demostrado ser efectivo para el manejo de los desórdenes gastro-intestinales, como por ejemplo, las alteraciones del tránsito intestinal o la hinchazón abdominal. (Estudio)

Tabaco y alcohol

Consumir bebidas alcohólicas con alta frecuencia podría incrementar la intensidad del mal olor de boca porque el etanol es un agente deshidratante y provoca la volatilización de los productos bacterianos.  El tabaco también influye potenciando los efectos del alcohol pero la duración de este último en el aliento tiene una duración inferior a la del alcohol (entre 2 y 3 horas) por lo que, en principio no debería ser tan preocupante.  

Higiene bucal inadecuada

La higiene bucal tal y como la conocemos es algo relativamente nuevo. Curiosamente poblaciones pre-agriculturales con unas dietas libres en cereales y azúcares no tienen unos buenos hábitos de higiene bucal pero tampoco ni halitosis ni caries.

En el mundo occidental en cambio el aumento de consumo de carbohidratos y la cantidad de veces que comemos al día (alimentando al mismo tiempo a las bacterias de nuestra boca), sumado a que el diente no tiene la capacidad de renovar su superficie (como sí puede hacerlo la piel), hace que los microorganismos pueden permanecer allí durante tiempos prolongados. Es aquí cuando, si no se eliminan de forma continua mediante el cepillado, las bacterias se hacen fuertes convirtiéndose en lo que conocemos como placa dental. Este sobrecrecimiento bacteriano en la boca lleva a que la fermentación bucal aumente y el mal aliento también.

Algunas enfermedades

Aunque la proporción de personas que sufren  mal aliento provocado por enfermedades sistémicas es mínima, en algunos casos puede aparecer asociada a pacientes con diabetes e insuficiencia renal crónica. Las enfermedades hepáticas como la cirrosis también pueden producir en el aliento un olor característico debido a la producción de sulfuro de hidrógeno y hidrocarburos alifáticos que son eliminados por la boca.

El ciclo menstrual

Se ha comprobado también que algunas mujeres durante la menstruación incrementa sus productos sulfurados volátiles por encima de los niveles normales.

Medicación

Algunos medicamentos constituidos por compuestos de azufre y administrados por vía oral pueden causar mal aliento durante una o dos horas. Este tipo de halitosis es temporal y no debería generar mayor inconveniente.

Otros

La sequedad bucal producida por respirar por la boca o dormir con la boca abierta puede exacerbar los síntomas. También prótesis dentales donde se pueden acumular restos de comida facilitan la producción de gases malolientes.   

Como ves, las causas pueden ser múltiples por lo que el tratamiento siempre variará según el agente o factor que genera el mal aliento en el paciente, por eso siempre se recomiendan medidas preventivas en vez de las reactivas, tras haber generado el malestar en nosotros y en las personas alrededor.

¿Quieres un plan de entrenamiento saludable y efectivo?

TRATAMIENTO PARA ERRADICAR EL MAL ALIENTO

  1. Averigua la o las causas: Lo primero que debes hacer antes de empezar cualquier tratamiento es averiguar la causa principal de mal aliento. Quizás solo debes ser cuidadoso con el consumo de ajo y cebolla, o mantener la boca hidratada.
  2. Mantén la boca hidratada: Mantén una hidratación adecuada y averigua si la sequedad es generada por no dormir con la boca cerrada (que mantendría tus mucosas orales hidratadas). Si quiere saber más sobre la hidratación recuerda este post.
  3. Evita Tabaco y alcohol: Sí amigo también son malos para el mal aliento.
  4. Come un máximo de tres veces al día: A mayor número de comidas mayor alteración del ph bucal, más tiempo dando alimento a las bacterias y más riesgo de que se acumulen restos de comida. Además los snacks de entre horas son en muchos casos dulces y por tanto muy apetecibles para las bacterias (estudio).
  5. Realiza una buena higiene bucal y enjuagues con aceite de coco: Como avanzamos en el apartado anterior, el cepillado es el precio que pagamos por vivir en el primer mundo. Según los estudios, más que la pasta dental, lo importante es el cepillado (estudio). Además al acabar de cepillar te recomendamos enjuagues con grasa de coco. La grasa de coco es rica en ácido Laúrico el cual es muy efectivo para acabar con diversos patógenos. Así, al acabar de cepillarte los dientes coge una cucharada sopera de aceite de coco y haz enjuagues durante 15-20 minutos. Una vez transcurrido el tiempo no te lo tragues, mejor escúpelo.
  6. Masticar ciertas hierbas: masticar perejil, menta, clavo, hinojo y algunas hierbas como la alfalfa, cardamomo, manzanilla, mirra, romero y salvia también son remedios conocidos para  reducir la halitosis.(estudio)
  7. Puedes usar también algunos suplementos:
    Zinc: Varios estudios muestran que el consumo de sales de zinc, transforman los compuestos azufrados en gases sin olor (estudio).
    Probióticos: en general la bacteria más encontrada en personas sanas es la Streptococcus salivarius, en cambio en personas con mal aliento presenta niveles bajos o incluso ausencia de ésta. Es por ello que parece ser que los probióticos orales pueden ayudar a solucionar este tipo de problemas.

Conclusión

Si sufres de mal aliento debes saber que probablemente has regado el jardín de tu boca con el agua que no tocaba y han crecido más bichos de los que deberían. No es grave pero es muy molesto y los vecinos se empezarán a quejar…

Ánimos, arremángate y verás que espaciando tus comidas, moderando la fibra de rápida fermentación y con enjuagues de aceite de coco en muchos casos es suficiente.

En caso de que perduren los síntomas, te recomendamos que visites a un profesional.

Néstor Sánchez

Néstor Sánchez Férez

Amante de la fisiología humana, el entrenamiento y más, Néstor, co-fundó Mammoth Hunters después de ayudar a Oriol mejorar su rendimiento deportivo y salud. Es un nutricionista clínico, entrenador y terapeuta. Además de Mammoth Hunters Néstor tiene una clínica donde ayuda a centenares de personas a estar más sanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *