fbpx Saltar al contenido

Las limitaciones de las recomendaciones nutricionales – (Parte I)

abril 26, 2014

La nutrición es una ciencia que admite opiniones diversas. Muchas veces mis pacientes en consulta me preguntan si un alimento concreto es sano o no y quedan algo decepcionados cuando mi respuesta no es contundente.

Lo que trato de explicarles, en estos casos, es que la salud de un individuo depende de factores tan diversos como:

Además, debemos tener en cuenta el origen del nutriente, la cantidad que ingerimos, nuestra propia capacidad individual para digerirlo, el momento metabólico en que nos encontramos, la interpretación que hace nuestro sistema inmunitario del nutriente en particular, etc.

Así, no nos ofrecerá lo mismo un tomate de invernadero que otro ecológico (os dejo un enlace a un vídeo ilustrador), un vaso de agua nos puede ir bien pero si bebemos ochenta nos intoxicaremos por agua, el brócoli nos interesará por su capacidad anticancerígena pero lo evitaremos si tenemos hipotiroidismo por su efecto bociógeno, o será ideal que consumamos el pescado casi crudo siempre y cuando no reaccionemos de manera potente al anisakis.

Total, que afirmar de manera absoluta que un nutriente es sano no es tarea fácil.

Nutrientes perniciosos para el organismo

Para salir de este atolladero y poder concretar algo, debemos realizar un cambio de enfoque en nuestras recomendaciones, remontarnos a Hipócrates y su primum non nocere e identificar aquellos nutrientes que sabemos que de manera bastante genérica afectan negativamente a nuestro organismo.

En un primer momento esta actitud puede resultar paradójica pero la verdad es que tenemos mucha más información de cómo ciertos nutrientes afectan negativamente a nuestra salud que de aquellos que la mejoran, o dicho de otra manera y parafraseando al Roto “ la velocidad de las tinieblas es más rápida que la de la luz”.

Seguidamente me disponía a describir aquellos nutrientes que con una evidencia bastante aceptable podemos considerar perniciosos para los humanos cuando he pensado que no, que no lo voy a poner tan fácil .

Esta vez lo haremos de manera diferente para mantener la intriga: El primer nutriente de la lista os lo presentaré en forma de adivinanza:

Nombra el componente de un alimento común, consumido por casi todo el mundo a diario que:

  1. Aumente unas 400 kcal al día el consumo total de las mismas.
  2. Afecte al cerebro humano en un sentido parecido al de la morfina.
  3. Impacte sobre los niveles de azúcar en sangre al mismo nivel que una chocolatina.
  4. Haya sido asociado al incremento de la diabetes tipo 1, enfermedades cardiovasculares y neurológicas.
  5. Aumente tanto la resistencia a la insulina como a la leptina, situaciones metabólicas que favorecen la obesidad.
  6. Inexplicablemente se recomiende su consumo diario por parte de las autoridades sanitarias.

La semana que viene os daremos el resultado y explicaré cada uno de los 6 puntos.

Os invitamos eso sí a intentar averiguar de qué se trata.

¡Hagan sus apuestas!