fbpx Saltar al contenido

Ayudas comunicacionales para explicar el Paleo a tus amigos escépticos

julio 14, 2014

El otro día me invitaron a un picnic. Después de una dura semana de trabajo esperaba relajarme al sol y disfrutar de las amistades pero me esperaba una jornada intensa para explicar el paleo o la dieta paleo.

Pero cual fue mi sorpresa cuando, al llegar, lo que me encontré fue un contubernio de madres y padres preparados para un ataque frontal.

Sí, tal cual lo que estáis leyendo.

¿Habéis conocido alguna vez a unos padres heridos en su amor propio?

Pues eso…

Resulta que antes de que yo llegara se había iniciado un debate sobre las grasas ya que una pareja simplemente comentó que a una sugerencia mía, habían usado grasa de coco.

¡Lo nunca visto, ahora resulta que comer grasa podía ser bueno!

En ese momento, las creencias arraigadas de años de matraca comercial, junto al vínculo emocional en el que rápidamente se puede caer, es decir, ¿me estás diciendo que no estoy criando bien a mi hijo?

Inundaron los pensamientos de unas madres y padres allí presentes y llevaron la conversación a un tono subidito.

La pareja causante del lío, de manera bastante inteligente, por cierto, escurrieron el bulto con el comodín “no os preocupéis que ahora llega Néstor y os lo explica todo bien.”

Y finalmente llegué.

Tengo que confesar que no lo pude hacer peor. Entré al trapo como el que más, sin identificar que en ese momento daba igual el argumento que usara, porque nadie entraría en razón.

Por suerte, una de las madres soltó la frase “me puedes dar los argumentos que quieras que yo no voy a cambiar” y gracias a eso reaccioné.

Bajé el tono, les dije que, por supuesto, que si todos los familiares a su cargo estaban sanos, que siguieran una regla importantísima en salud: si no está roto, no lo arregles y que por tanto estaba de acuerdo con ella – mientras internamente me repetía aquella frase de Catherine Cudicio “Ayudar a cambiar a alguien se reduce a encontrar los recursos necesarios para alcanzar el objetivo que esa persona se ha fijado”.

Por lo tanto, si en ese momento el objetivo era arrancarme las orejas, no les iba a convencer de que comieran grasa de coco.

En mi defensa tengo que decir que la situación me pilló totalmente desprevenido. Además había sido una semana dura, había tenido que reencuadrar a tantos pacientes que la verdad me pilló flojo y aunque se perfectamente que no era el camino, caí.

Como muchos me habéis comentado que sufrís cosas similares, es decir, os piden que expliquéis por qué coméis de esta manera desde una posición que principalmente lo que busca es encontrar fallos a vuestro argumento y en cierta manera también , como una penitencia, he pensado en apuntar, en este primer post, algunos recursos que creo pueden ser útiles para poder debatir con auditorios “hostiles”.

En un segundo post haremos un repaso profundo al tema de las grasas.

ayudas_comunicacionales_para_explicar_el_paleo_a_tus_amigos_excepticos

Cómo intentar comunicar bien y no morir en el intento

Las características de una buena intervención comunicacional, radica en lograr la aceptación de quien la emite. Aceptamos el discurso cuando aceptamos al que nos lo comunica.

Es importante empezar, por tanto, aceptando la experiencia del otro. En mi caso, debí entender que a unos padres siempre les han dicho que comer grasa es malo y ellos siempre buscan lo mejor para sus hijos. Si no tenemos en cuenta eso, la persona a la que dirigimos nuestro argumento tenderá inconscientemente a no aceptarla, a considerar que no tiene nada que ver con ella.

Para insistir en esto os paso un listado de los que, según Lillian Glass, especialista en relaciones públicas y asesora de personajes públicos, son comunicadores tóxicos es decir, los más difíciles a la hora de generar sintonía:

Instigador

Se comunica creando problemas.

…Luis te quiere, aunque el otro día en la fiesta se notara que no te hacía ni caso.

Acusador

…Llegamos tarde por tu culpa. Por tu culpa y por tu maquillaje. Mira en tu familia, todos llegan tarde, no han sabido enseñarte otra cosa.

Este tipo suele funcionar en escalada: con acusaciones cada vez más hondas.

Entrometido

Ama dar consejos. Vive su vida como si viviera la de los demás.

…Se nota que eso no proviene de ti, ¿Quién te ha llenado la cabeza de tonterías?

Degradador

Degradan al otro para sentirse mejor:

…Enhorabuena por tu ascenso… Está bien que la empresa de ascensos «automáticos» cuando se llega a cierta edad.

…No adelgaces tanto, a ver si enfermas.

…Esto es un ejemplo: Supongamos que yo creo que tú eres un imbécil… Es sólo un ejemplo, ¡eh!

Conspirador

Trabaja a nuestra espalda, divulga secretos. A veces cuando le ves hacer daño, piensas que nunca te lo haría a ti y te equivocas.
 
Si os encontráis ante uno de estos personajes, ¡huid! No vale la pena gastar energía en quien no se la merece.

Para el resto del mundo, y si lo consideráis oportuno, podéis tener en cuenta estas reflexiones que si las evitáis os permitirán conectar con las personas y de esta manera exponer los argumentos con más facilidad. Pero, atención, cada uno a su aire y con su estilo. En resumen:

Evita

Explicación

Ejemplo

Mandar, dirigir

Decir al otro lo que debe hacer“Tienes que…” “Debes…”·

Amenazar

Decir al otro lo que le puede pasar si no hace lo que le decimosComo no hagas esto, entonces… Mejor haces esto, de lo contrario…

Sermonear

Aludir a una norma externa para decir lo que debe hacer el otroLos chicos no lloran, debes ser responsable

Dar lecciones

Aludir a tu experiencia para decir lo que es bueno o malo para el otroLos chicos de ahora estais muy mimados, en mi época esto no pasaba

Aconsejar

Decir al otro qué es lo mejor para él o ellaDeja el instituto, no dejes el instituto, lo mejor que puedes hacer es…

Consolar, animar

Decir al otro que lo que le pasa es poco importanteYa te pasará, no te preocupes

Aprobar

Dar la razón al otroEstoy en desacuerdo contigo, lo mejor es…

Desaprobar

Quitar la razón al otroLo que estás haciendo es una tontería

Insultar

Despreciar al otro por lo que dice o haceEsto te pasa por tonto

Interpretar

Decir al otro el motivo oculto de su actitudEn el fondo quieres llamar la atención

Interrogar

Sacar información al otro¿Cuándo, dónde, por qué…?

Ironizar

Reírse del otroSí claro, deja el instituto, deja tu casa, deja a tu novio y te vas a pedir limosna

Y aquí algunas sugerencias para que podáis usar aquellas que más os vayan con vuestra personalidad:

  • Ser expresivo
  • Mirar a los ojos
  • Usar un tono de voz armonioso y que sea cómodo
  • Intentar estar interesado, en lugar de ser interesante
  • Dejar que el otro termine de hablar; no interrumpir
  • Pon entusiasmo en tu tono de voz: mostrar sinceramente que no importa sólo lo que tienes que decir, sino también lo que puedes escuchar.

Espero que estas reflexiones os sirvan para que con un poco de suerte y quizás , sólo quizás, podáis explicar a vuestro escépticos amigos este maravilloso mundo que vamos conociendo juntos.

De esta manera he podido explicar no solo la dieta paleo sino mi transición hacia la dieta cetogénica y hacia los ayunos intermitentes.

Es hora de ayudarnos a cambiar el mundo.