fbpx Saltar al contenido

10 razones para correr descalzo (barefoot running)

marzo 29, 2014

El barefoot running, o correr descalzo (o con calzado que simule ir descalzo como el calzado minimalista) ha regresado como tendencia tras 40.000 años desde la invención del primer calzado usado por el hombre.

Es parte fundamental del entrenamiento funcional.

Tan amado como odiado, sigue ganando adeptos día tras día. Nosotros vamos a darte 10 razones para que te animes a practicarlo:

  1. Te ayuda a correr mejor, ya que es más sencillo aterrizar con la zona del metatarso y no con el talón. ¿Y por qué es relevante no aterrizar con el talón? Porque es biomecánicamente incoherente hacer una zancada larga; además, todo el impacto cae sobre la rodilla, que soporta en cada paso hasta 4 veces tu masa corporal.
  2. Como mejora tu mecánica a la hora de correr, tendrás menos tendencia a lesionarte. Realizar un paso corto, apoyar primero con la zona del metatarso, flexionar las rodillas y mantenerse erguido es básico para realizar una buena absorción de impacto.
  3. Tus pies ganarán en fuerza y flexibilidad, ya que trabajarán “como toca”. Volverá a ponerse en funcionamiento la musculatura interdigital, así como la del arco plantar.
  4. Tendrás más equilibrio. El contacto cercano con el suelo favorece la mejora de la sensibilidad y el sistema propioceptivo, esencial para tener una buena respuesta de músculos, tendones y ligamentos y articulaciones más estables.
  5. En la mayoría de los casos, podrás olvidarte de plantillas o refuerzos para corregir supuestas alteraciones. No hay mejor patrón de marcha que el que proporcionan pies fuertes y flexibles.
  6. No tendrás molestas rozaduras o heridas, provocadas por las zapatillas actuales, sumamente estrechas. Tanto si corres descalzo como si utilizas calzado minimalista o huaraches, notarás que tus pies están mucho más libres.
  7. Verás cambios favorables en tu postura. Al no tener un elemento que altera la biomecánica, la postura se vuelve mucho más fisiológica.
  8. Notarás que desaparecen algunos dolores articulares en tobillos, rodillas o caderas, e incluso en la zona lumbar, debido a que los apoyos a la hora de correr se volverán coherentes, y las articulaciones podrán gestionar el esfuerzo que significa correr de la manera para la que están diseñadas.
  9. Tus dedos se estirarán y, en muchas ocasiones, dejarán de estar encogidos y en garra. Al tener espacio y no estar comprimidos, irán recuperando, lentamente, su forma original.
  10. Estarás mucho más en contacto con el terreno y te llenarás de sensaciones placenteras. Notar lo que pisamos despierta los sentidos y aumenta la percepción de lo que nos rodea.

Por todas estas razones, y por algunas más (como por ejemplo que podrás ahorrar en carísimas zapatillas “último modelo”) te animamos a que te descalces y pruebes a liberar tus pies; ¡Estamos seguros que no te dejará indiferente!

¿Corres descalzo, o con calzado minimal? ¡Cuéntanos tu experiencia y compártela con nuestros lectores!

Referencias

photo credit: mathanba via photopin cc
photo credit: Pantrinni via photopin cc

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (2)

Hola, buenos días!!! Yo soy corredor minimalista, corro en mi día a día con unas 5fingers, y no puedo estar más de acuerdo con el artículo. Pasé de unas Nimbus a unas KomodoSport, muy progresivamente, eso sí, y no lo cambio. Ahora corro con Bikila y con Spyridon, dependiendo del tipo de terreno, pero he tenido unas Trail Glove (Merrell), y también corro con Ascend Glove (Merrell), o incluso con Mantra (Salomon). También dependiendo del tipo de terreno y de la distancia de la tirada. Yo defiendo absolutamente el minimalismo, pero creo que no todas las zapatillas minimalistas son adecuadas para todos los terrenos ni para todas las distancias. Por lo menos, sin años de adaptación.
Por correr se puede correr, pero se va a sufrir en exceso y no se va a disfrutar, e incluso, más allá de una técnica más o menos depurada, podemos lesionarnos.
Minimalismo sí, por supuesto, pero también protección.
En mi caso, después de casi 2 años de correr con fingers, y por ahora:
– Fingers: tiradas por terrenos no muy complicados, uso diario, pero no más allá de 10-15 km
– Ascend Glove o similares: un poco más de protección (13 mm), pero 0 drop: terrenos más complicados, y distancias más largas, máx quizás hasta maratón (yo he corrido con ellas Cuerda Larga y un maratón de montaña, La Montaña Solidaria en el Escorial, y sin problemas). Más allá de 5-6 horas, 40 k, se puede sufrir demasiado y traer consecuencias
– Mantra o Merrel AllOut o similares: cualquier distancia, tiempo, terreno, etc. Sin problema ninguno. Pero claro, sin amortiguación ni controles de pronación ni similares, pero mayor protección.
Es mi situación, quizás dentro de 10 años pueda correr distancias de 100 kms con fingers, pero han de pasar muchos años, y estar muy adaptados, no ya para no sufrir, sino para no lesionarse.
Enfrentarse a tiradas maratonianas, con terrenos muy técnicos, o ultras, sin tanta complicación, con unas zapatillas barefoot, únicamente antiabrasivas, hace que no disfrutemos y se incremente el riesgo de lesión exponencialmente. Por lo menos, sin años de adaptación y fortalecimiento. No podemos pensar en hacer lo mismo, o peor, con únicamente unos meses de uso, cuando llevamos corriendo años con otro tipo de calzados.
Por lo tanto, cabeza sobre todo, adaptación y progresión.
Saludos, y espero que os sirva esta opinión.

Responder

Muchas gracias por el comentario Lorenzo, creo que no se podía haber explicado mejor la transición con sentido común y muy importante dependiendo de l terreno.
Gracias

Responder